Blog

Firgas pal carajo

El Planeta está sufriendo una transformación más que visible a nuestros ojos. Ríos contaminados y secos, conductas extrañas de animales, animales extintos, invierno en donde había verano y verano en donde había invierno y un sinfín de males ecológicos, despilfarro de recursos (tanto económicos como de materia prima). Todos estos crímenes tienen el mismo autor y nos podríamos aventurar a decir que son casi inevitables, pero no porque no exista alguna solución a los mismos, sino porque impera más el interés (digamos que económico) que el interés de preservar lo bello y singular de este particular Planeta.

Estos crímenes ecológicos y despilfarro de recursos ocurren por todo el mundo, y en España no iba a ser menos. Un ejemplo de estos crímenes son las denominadas autopistas fantasmas, para las cuáles se emplearon grandes cantidades de dinero y de materia prima para que por estas autopistas pudieran circular libremente la fauna local y en alguna que otra ocasión, sea el escenario perfecto para rodar una película con temática post apocalíptica.

Una de estas autopistas es la denominada MP203 en donde su concesionaria se gastó 70 millones de euros en varios kilómetros de vía y en construir los peajes y unas oficinas adyacentes, pero nunca se terminó. En principio, estaba destinada a descongestionar la A-2 que conecta con la autovía de Barcelona, entre Alcalá de Henares y Madrid, un tramo de 30 kilómetros que puede tomar más de una hora cuando hay tráfico. Ahora lleva abandonada seis años.

Sólo en Aragón hay 6 de estas autopistas y, entre las seis, la broma asciende a 200 millones de € en la construcción de las mismas.

Bueno, si esto sucede en estas regiones, en Canarias no iba a ser de otra forma. Firgas no se escapa tampoco de este afán por malgastar y mal gestionar sus recursos y fondos (públicos) en obras que, en muchas ocasiones, obedecen más a caprichos personales que a necesidades públicas.

Hagamos un breve paréntesis y leamos con detenimiento este fragmento extraído.

       […] Una gestión adecuada de los recursos naturales no es sólo una obligación sino un imperativo ético para comportarnos de tal manera que garanticemos su protección y mantenimiento para el futuro. Esta actitud implica desterrar cualquier práctica que ponga en cuestión su supervivencia y de ahí toma fundamento nuestro compromiso de luchar para lograr un desarrollo sostenible […]

Este fragmento de texto corresponde con la página 95, párrafo 3, del programa electoral de Coalición Canaria (CC) del año 2015, el cual es de dominio público. Nótese que, actualmente CC está en boca de todos no por lo descrito arriba, sino por la más que famosa ‘’ley del suelo’’. El actual alcalde de Firgas, Manuel Báez (CC), siguiendo la línea arriba mencionada de derroche de mal gasto de recursos naturales, ha dado luz verde a una carretera, de unos 1.4 km, que transcurre por un espacio natural protegido (Parque Rural de Doramas) atendiendo a las necesidades de los vecinos de esa zona.

No estamos en contra de que se haga esa carretera para suplir las necesidades de esos vecinos, al contrario, que se haga y se ponga fin a ese problema vecinal.

En lo que no estamos para nada de acuerdo es que se invada tan descaradamente esta reserva natural porque, mirando los planos y haciendo un estudio concienzudo, se podrían ahorrar una gran cantidad de dinero público presupuestado (unos 200.000€ de presupuesto) y preservar más aún este espacio natural PROTEGIDO y evitar así este atentado tan descarado y evitar mostrar una actitud de menosprecio hacia esta reserva. Quizás no vendría mal que todos los integrantes de CC revisaran las palabras que hay en su programa electoral y actuaran en consecuencia. Nosotros lo hemos hecho y, en la misma página, se puede leer:

     […] Todos somos responsables, nosotros también, de actuaciones desafortunadas que nunca deberían haberse realizado, al menos de esa forma, probablemente por una carencia o deficiente planificación y por no haber contrastado debidamente mediante una decidida participación pública nuestras ideas […]

Fíjense, ‘’actuaciones desafortunadas que nunca deberían haberse realizado’’. Esta carretera es una de esas actuaciones desafortunadas de las que se habla. Lo que también es de risa es la frase que hace mención a una decidida PARTICIPACIÓN (y) PÚBLICA de nuestras ideas. En Firgas podemos hacer la separación de participación Y pública, porque NO hay participación y, mucho menos, pública. Y si la hay, no nos enteramos.

Leemos:

   […] Por ello, nos comprometemos a basar nuestra acción futura en las distintas administraciones canarias en las que los electores nos hayan dado capacidad de gobierno, a fundamentar todas las actuaciones sobre el territorio en una acertada planificación que refleje con una buena técnica las aspiraciones ciudadanas, pero siempre en el marco del compromiso de desarrollo sostenible, tal y como lo hemos expresado […]

Y aquí no hay nada que añadir porque en este proyecto no hay una acertada planificación que refleje esa buena técnica en el marco del desarrollo sostenible.

Desde Asamblea, hemos transmitido nuestro descontento hacia esta carretera y hemos dado ideas alternativas, cayendo estas en balde roto.

Pero el asunto este no se enfoca solo a esta carretera, sino a una larga lista de obras inacabadas, fruto de la pésima planificación de los dirigentes que durante años han jugado con las arcas públicas (nuestro dinero de los impuestos) como si un niño jugase con su juguete preferido. No podemos tolerar que hagan lo que les venga en gana con el dinero y tampoco podemos permitir que usen el territorio público, natural y protegido, como si fuera el jardín trasero de sus casas.

Canchas convertidas en aparcamientos, paradas de guaguas sin acabar, canchas supuestamente renovadas sin porterías y sin pavimento adecuado, vertido de escombros (entre otras cosas) en sitios no autorizados, adoquinado de calles que ya están comenzando a resquebrajarse, completa ineficiencia para mantener servicios públicos básicos (policía local, guarderías …), infraestructuras con un altísimo potencial abandonadas, supuesto museo del agua, mala planificación de las fiestas, promesas de infraestructuras inconclusas, pésima actividad cultural… la lista podría continuar pero, a fin de ahorrarnos el mal que todos conocemos, preferimos dejarla aquí.

Firgas está dejando de ser lo que era. Por lo que tanto se ha luchado, se está perdiendo. Y es culpa de todos porque tiene tanta culpa el que comete el crimen como el cómplice que lo permite.

Desde Asamblea fomentamos que la ciudadanía participe y se haga eco de las verdaderas prioridades del pueblo. Tenemos un concejal de participación ciudadana que no sabemos si entiende el significado de las palabras referéndum, participación, votación, encuestas. No comprendemos porque tenemos este concejal que ni hace ni deshace, es como pagar un coche (muy caro) para que después no le demos utilidad. Debemos exigir que hagan su trabajo. No pedimos que hagan las cosas bien a la primera porque es casi imposible, pero si podemos exigir que hagan las cosas bien planificadas y con un estudio que avale esa obra, inversión o lo que fuera.

Firgas no está sólo en las fiestas, en donde con hacerlas medianamente bien, pueden calmar al populacho. Firgas estuvo, está y estará siempre y, por lo tanto, debemos de exigir lo mejor para nuestro pueblo siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *