Blog

Desgobierno

Cualquier opinador de plató de televisión que analizase la actualidad política en Firgas convendría que el actual grupo de gobierno se encuentra en un evidente estado de descomposición. La renuncia de dos concejalas de Coalición Canaria ha sacado a relucir la incapacidad del partido para sustituirlas con garantías, hecho que revela la debilidad de un proyecto político personalista cimentado en la incuestionable figura de Manuel Báez. La incertidumbre se cierne sobre un grupo de gobierno desgastado por la gestión del alcalde, cuyos deseos son órdenes entre las filas de su partido.

Hasta el momento, la legislatura de Báez se ha caracterizado por una ausencia total de transparencia y participación vecinal, una serie de decisiones arbitrarias que coquetean con la ilegalidad y la negligencia política, una alarmante falta de sensibilidad por el medio ambiente, el incumplimiento de decisiones plenarias, un preocupante desinterés en los servicios sociales de un municipio que roza el 50% de paro y en una obsesión por los macroproyectos —afeada en la Semana Cultural por el alcalde de Moya— que dilapida el escaso presupuesto asignado por el Cabildo a nuestro endeudadísimo municipio.

Ante las críticas a su gestión, el alcalde muestra una actitud conciliadora, muy dada al diálogo. Nos hemos reunido varias en su despacho, incluso sin cita previa, y siempre nos ha atendido con cordialidad y respeto. Sin embargo, cuando se desmigajan los vagos argumentos que sustentan algunos de sus proyectos, saca una vena autoritaria que le empuja a imponer su voluntad salga el sol por donde salga. A menudo, parece que el interés del pueblo, al cual nunca ha dado la oportunidad de expresarse, se la trajera al pairo.

Para acometer algunos de estos proyectos Báez parece haber encontrado un leal aliado en el nuevo concejal de AVF, que ha abandonado por completo las posiciones de su antecesor para acercarse al proyecto del grupo de gobierno, aunque hasta el momento sin formar parte de él. No parecen halagüeñas las expectativas de futuro para un partido que nació con vocación de cambio y que ahora ha decidido hincar la rodilla ante la gestión opaca de siempre.

Por otro lado, los cuadros del grupo de gobierno se han encargado de extender —casi desde la formación de gobierno— el rumor infundado de otra posible moción de censura. Y decimos infundado porque los números no dan: además del acercamiento de AVF al grupo de gobierno, parece que IcFir no está dispuesto a participar de esa ya tradicional maniobra política en Firgas, ya que, de seguro, estaría firmando su sentencia de muerte para las próximas elecciones.

Desde su despacho, Manuel Báez parece cómodo viendo cómo se expanden unos rumores sobre la moción que camuflan su nefasta gestión ante un pueblo cansado de tanto bochorno y mentecatería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *